Written by 8:00 pm Nutritional Info

Qué son los chalotes: chalotes vs cebollas

Qué son los chalotes: chalotes vs cebollas

Con su apariencia similar pero perfiles de sabor muy diferentes, conocer la diferencia entre chalotes y cebollas significa que realmente puede entender cuándo usar cuál. Si lo hace, puede ayudarlo a hacer o deshacer un plato realmente excelente y complementar sus habilidades culinarias actuales con diferentes texturas. Entonces, ¿qué son los chalotes y un chalote es una cebolla? Descubra la respuesta a esto y aprenda a usar estas deliciosas verduras a continuación.

¿Qué son los chalotes?

Al igual que las cebollas rojas, blancas y amarillas, los chalotes son alliums. A pesar de su aspecto similar, con múltiples capas y orígenes asiáticos, los chalotes no son lo mismo que las cebollas. Son un poco más largos que sus primos de cebolla, con extremos redondeados pero puntiagudos y tienen un olor y sabor muy diferente.

Los chalotes se suelen utilizar para condimentar platos, en lugar de cocinar directamente con ellos, además de utilizarse en vinagretas. Tienen una fragancia suave y el sabor es bastante sutil, lo que los convierte en los acompañantes ideales para ensaladas y platos ligeros.

Primer plano de diferentes bulbos de cebolla

Diferencia entre chalotes y cebollas

Al observar la diferencia entre chalotes y cebollas, como con cualquier ingrediente, siempre es una buena idea consultar la información nutricional de cada uno, para ver cuál complementa mejor su dieta.

100 g, o 3,5 onzas, de chalotes contienen:

  • Calorías: 75
  • Proteína: 2,5 gramos
  • Grasa: 0 gramos
  • Carbohidratos: 17 gramos
  • Fibra: 3 gramos

La misma cantidad de cebollas contiene:

  • Calorías: 40
  • Proteína: 1,1 gramos
  • Carbohidratos: 9,3 gramos
  • Azúcar: 4,2 gramos
  • Fibra: 1,7 gramos
  • Grasa: 0,1 gramos

Ambas opciones contienen mucha agua, además de estar repletas de abundantes vitaminas y minerales. Sin embargo, mientras que las cebollas contienen menos calorías, los chalotes contienen un nivel mucho más alto de proteínas, carbohidratos y fibra, lo que los convierte en una excelente opción para aquellos que buscan calorías saludables en una dieta limitada.

Los chalotes y las cebollas también tienen beneficios muy diferentes, por lo que incluir ambos en su dieta puede ayudarlo con una amplia gama de dolencias diferentes y brindarle una perspectiva mucho más saludable. Por ejemplo, los chalotes son ideales como fuente de antioxidantes e incluso pueden ayudar con las alergias estacionales, al tiempo que proporcionan una gran cantidad de compuestos antimicrobianos.

Mientras tanto, las cebollas son excelentes para quienes padecen diabetes tipo 2, ya que son fantásticas para regular los azúcares y reducir los niveles de azúcar en la sangre, según estudios recientes. También hay evidencia que sugiere que las cebollas pueden ayudar a mantener la salud ósea al disminuir el deterioro óseo y aumentar la masa ósea.

En términos de sabor, los chalotes son muy suaves, especialmente en comparación con sus primos de cebolla, y tienen un sabor delicado, con un toque de ajo. Debido a esto, se pueden comer crudos fácilmente y, por lo tanto, son una gran adición a cualquier ensalada. Las cebollas, por otro lado, tienen un sabor muy fuerte e intenso que funciona mejor en comidas calientes y cuando se cocinan en diferentes platos, aunque las cebollas rojas son capaces de funcionar en ambos entornos.

Los chalotes no tienen el «peso» necesario para manejar alimentos más pesados ​​y se sirven mejor cuando se requiere el toque justo de sabor. Mientras tanto, las cebollas tienen la capacidad de cambiar realmente el sabor de un plato y pueden tener un efecto masivo en la comida final. En otras palabras, los chalotes se usan mejor cuando se requiere un toque de sabor, como en un aderezo o con alimentos más livianos como el pollo, y las cebollas son necesarias cuando desea agregar una profundidad extra y sabor a su comida, ya que puede quiere degustar en un guiso, por ejemplo.

Al igual que el sabor, los chalotes y las cebollas también tienen una fragancia muy diferente. Mientras que las cebollas son conocidas por tener un olor muy fuerte y limpiar la cocina con su aroma durante la cocción, los chalotes son menos obvios y tienen un aroma muy suave. Como este aroma no es tan abrumador, puede ser mejor agregar chalotes a platos más ligeros, incluidos aquellos con frutas, ¡e incluso a los postres!

La mayoría de los chalotes serán importados y pueden ser un poco más difíciles de encontrar, mientras que las cebollas son un ingrediente muy conocido y apreciado en Estados Unidos, con casi 3,5 toneladas de cebollas compradas cada año.

Cebollas y ajo de colores sobre fondo de madera rústica

¿Qué puedo sustituir por chalotes?

Como sabemos, las cebollas y los chalotes tienen sabores similares, pero su intensidad es muy diferente. Si está buscando sustituir los chalotes, puede elegir cebollas, pero tenga mucho cuidado con la cantidad que agrega. Aproximadamente 3 o 4 chalotes suelen ser un buen sustituto de las cebollas, por lo que lo contrario puede ser cierto cuando intenta reemplazar los chalotes en una receta, con aproximadamente un cuarto de cebolla.

Tenga en cuenta, sin embargo, que las diferentes cebollas también tendrán sus propias fortalezas individuales. Por eso, recomendamos usar entre un cuarto y media cebolla por chalota que se pide en la receta. Si usa cebollas blancas en lugar de chalotes, también le recomendamos agregar una pizca de ajo a su receta, para producir el mismo sabor que tendría con un chalote.

Otro buen sustituto de las chalotas es la cebolleta, también conocida como cebolleta, que tiene el mismo sabor suave. Del mismo modo, se pueden usar puerros, y no requerirán ajo adicional debido a que su sabor natural está muy cerca del cebollín. Ambos pueden sustituirse al gusto, con una proporción aproximada de 1:1 o 1:2.

Cómo cocinar chalotes

Si bien los chalotes funcionan bien cuando se usan crudos, puede obtener todo el sabor y disfrute de sus chalotes cuando están fritos. Los chalotes caramelizados son un gran éxito y van bien con una amplia gama de recetas, incluidas las carnes rojas y blancas. Simplemente agregue sus verduras a una sartén grande con aproximadamente 3 cucharadas de su aceite elegido y fríalas durante aproximadamente 5 minutos. Luego drene el aceite de la sartén y agregue un poco de tomillo, mantequilla y hojas de laurel con un poco de caldo de res o ternera y continúe cocinando hasta que estén tiernos.

También puede asar chalotes en el horno con un poco de azúcar moreno y aceite de oliva durante aproximadamente 40 minutos a 400 °F para un excelente plato de acompañamiento. Esto le da a sus chalotes un crujido crujiente y una forma muy sabrosa de servir sus verduras, sin ningún problema en la cocina.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Last modified: diciembre 11, 2022
Close